FRUTA FEA: EL DESPILFARRO DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

pere frutti

La mala cara de la apariencia

El sector frutícola tiene que luchar con las reglas de belleza impuestas por el mercado. Así, muchos de los productos que se desechan y se destinan al basurero se consideran, de hecho, «fruta fea».

Me explico: las características que debe cumplir un producto se refieren a las dimensiones estándar, las cualidades organolépticas, la coloración de la piel, el grado brix (porcentaje de azúcares presentes).

¿Cómo puede una fruta responder a unos requisitos predefinidos cuando su existencia se basa en la variabilidad de la naturaleza? El aumento de las temperaturas repercute en las sequías prolongadas de los recursos hídricos y da lugar a fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes.

Según el Reglamento 428/2019 de la CEPE (Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa), las naranjas deben tener un diámetro mínimo de 5,3 cm.

La cáscara debe ser perfecta, con los defectos reducidos al mínimo, y la coloración adecuada debe cubrir las tres cuartas partes de la cáscara (para la Clase Extra).

¿Qué ocurre con la fruta que no cumple los requisitos mínimos impuestos por la lógica del mercado?

Un tercio acaba en las industrias de transformación para hacer zumos y aceites esenciales. Sin embargo, los agricultores se quejan de que el precio es demasiado bajo, mientras que los industriales sólo reciben migajas. Son los supermercados los que ganan, donde no hay rastro de lo que ocurre en el campo.

Las frutas son todas perfectamente iguales y las que faltan se importan del extranjero. Pongamos un ejemplo: Emilia-Romaña, la principal región productora de peras de Europa, ha perdido 6.000 hectáreas de las 28.000 existentes en los últimos 15 años a causa de las tormentas de granizo. Las superficies destinadas al cultivo de la naranja han descendido un 20%, afectadas también negativamente por la creciente competencia del mercado exterior, especialmente de España.

Los italianos compran naranjas españolas

De hecho, mientras España aumenta sus exportaciones haciendo economías de escala y conquistando los mercados mundiales, Italia sufre una cadena de suministro desagregada incapaz de mejorar el valor de su producto. Por ello, sufre en su país la competencia de las naranjas ibéricas.

2021 fue el Año Internacional de las Frutas y Hortalizas declarado por la Asamblea General de la ONU. Una decisión, por un lado, destinada a aumentar la conciencia de los consumidores sobre los beneficios nutricionales y, por otro, a poner énfasis político en la reducción de las pérdidas y el desperdicio de estos productos.

Vídeo de la FAO sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos

La asociación ecologista Terra!, que apuesta por la agricultura ecológica, presentó un cuestionario a las principales cadenas de distribución italianas. Siete respondieron..

¿Estaría dispuesto a poner en la estantería fruta que no siempre es estéticamente perfecta (de pequeño tamaño, magullada por el granizo, etc.) pero absolutamente excelente desde el punto de vista organoléptico?

El 57% respondió: No, el consumidor no lo compraría.

Entradas relacionadas

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.