NECESIDAD DE SILENCIO, MIS DÍAS EN LA ERMITA

silenzio

Tarde o temprano, todos nos enfrentamos a períodos difíciles en la vida. Me he dado cuenta de que son más valiosos de lo que imaginamos. De hecho, son las experiencias más dolorosas las que nos moldean, nos enriquecen y nos ayudan a crecer. Alejandro Jodorowsky dice que nos atraen las personas que nos crean los problemas en nuestra evolución. Esto está bien. Por mucho que pasemos por malos momentos, soy más consciente de lo necesarios que son. Hace unos años, tras unos cambios desestabilizadores para mí, sentí una gran necesidad de silencio.

Quizás porque los pensamientos eran muchos y ensordecedores, quizás como un intento de limpiarme, de palabras, de aire, de tiempo. Es difícil escapar del ruido cuando se vive en una ciudad rodeada de otras personas. Mientras estemos en relación con otra persona, nuestro comportamiento está condicionado, nos pedimos ser amables y respetuosos con los demás.

camaldoli toscana silencio
Eremita de Camaldoli, ph. Noemi Neri

La experiencia en la ermita de Camaldoli

No tenía ganas de hablar, de interactuar, sólo de silencio. Necesitaba estar sola durante un tiempo para reconstruir esas partes que parecían dispersas. Esto me dio la oportunidad de vivir una hermosa e intensa experiencia: fui por unos días a la Ermita de Camaldoli, en Casentino (Toscana, Italia).

La ermita fue fundada en 1012 por San Romualdo Abate y se encuentra a 1100 m rodeada por el bosque milenario del Casentino. Había nieve profunda, la niebla envolvía el pequeño grupo de casitas que albergan a los monjes. Eran días de completo silencio y soledad. Las pocas veces que me encontré con alguien, cruzamos miradas, tomando nota de la presencia del otro.

noemi neri eremo
Eremita de Camaldoli, ph. Noemi Neri

Mi habitación era básica, una cama, un escritorio y un baño. En el escritorio había dejado mi Biblia. Aunque no soy católica y no estaba allí para rezar, releí el Cantar de los Cantares con gusto. Había traído algunos libros y papel para escribir, pero no le dediqué mucho tiempo. Hice meditación, pero sobre todo, finalmente disfruté del silencio que buscaba.

El día estaba marcado por el horario de la congregación, una vez asistí a las vísperas. En una sala larga y estrecha, dos filas de monjes estaban dispuestas una frente a la otra. Llevaban una larga túnica blanca con capucha y mangas anchas. Uno de ellos tocaba el piano, los otros cantaban a capela en latín, eran muy buenos. El ambiente, sin embargo, no era demasiado relajante, al menos para mí. Ese ritual me pareció un poco inquietante, probablemente porque no entendí su significado.

monaci camaldolesi
Mi habitación en la Ermita de Camaldoli, ph. Noemi Neri

Encontré mucho más que silencio

Las comidas se hacían en una larga mesa de madera donde nos sentábamos unos cuantos. Los platos se servían a través de una pequeña abertura en la pared, nos pasábamos las bandejas entre nosotros, todo estrictamente en silencio. No sé los nombres de las personas con las que compartí comidas y cenas, y no sé por qué estaban allí. No tener que hacer preguntas, no tener que dar explicaciones, no tener que hacer un banquete, era relajante porque era exactamente lo que todos buscaban: soledad y silencio.

Pasé el resto del día en mi habitación sin hacer nada, incluso desconecté el teléfono. Cuando uno no tiene nada que hacer, cuando cesan todos los estímulos con los que estamos sobrecargados, sólo se puede hacer una cosa: mirar dentro de uno mismo. Es un encuentro, una incógnita, puede que no nos guste, pero es el regalo más bonito que podemos hacernos: reconectar con la naturaleza.

silenzio casentino silencio
Bosque de Camaldoli, ph. Noemi Neri

Di un paseo por el bosque hundiéndome en la nieve. Miré hacia arriba hasta perderme en las cumbres de los altísimos árboles, era maravilloso. Me detuve a lo largo de un arroyo, sentí que escuchaba todo de manera diferente. El silencio había dado paso a la melodía de la naturaleza. Es bueno recordar de vez en cuando lo infinitamente pequeño que es uno.

Fue una experiencia envolvente y rejuvenecedora, una de las más bellas que he vivido. Agradezco a los monjes de Camaldoli que me hayan acogido y compartido su ermita conmigo. Agradezco todo ese silencio vital.

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.