GATOS VIAJEROS INTERNACIONALES

gatti italia spagna

Italia – España: viajar en coche con tre gatos es posible

Hoy quiero contaros mi viaje de Italia a España en coche, con tres gatos. Sí, éramos ocho y recorrimos unos 1500 km, no sin sorpresas. Ahora lo explicaré.

Viaje de Italia a España

Permítanme dar un pequeño paso atrás: estamos en Bolonia, mi compañero Francesco y yo vivimos felizmente con tres gatos, pero hay algo en nuestra rutina diaria que no nos hace sentir completamente satisfechos. Los horarios de trabajo nos mantienen fuera de casa desde la mañana hasta la noche, metiéndonos en un bucle en el que, fuera de la hora de la cena, nos vemos catapultados de nuevo a una nueva jornada laboral. A esto se suma un país que, por maravilloso que sea, percibimos que se aleja cada vez más de lo que sentimos. No sin dificultad, decidimos cambiar radicalmente nuestras vidas.

Reconozco que la idea de meter a nuestros tres gatos en el coche y emprender el viaje nos costó un poco de tiempo metabolizarla. Había muchas preocupaciones, sobre todo porque los gatos no se adaptan tan fácilmente como los perros. Estos últimos, de hecho, lo tienen más fácil con un coche y, además, durante el descanso en el apartadero pueden aprovechar para hacer sus necesidades, pero los gatos… los gatos no.

Sinceramente, ahora que hemos llegado y nos hemos instalado, puedo decir que, al final, pensaba que era peor.

El viaje no fue tan complicado como había imaginado, lo único que hace falta es una buena organización

Mientras tanto, hay que elegir bien el día de salida. Nosotros optamos por el domingo para no encontrarnos con el tráfico de camiones. Dependiendo de la ciudad de salida y de la ciudad de destino, divida el viaje cuidadosamente en etapas.

Salimos de Bolonia con destino a Valencia, haciendo tres etapas: Niza, Figueres y la última en el destino. Un momento, dije que éramos ocho, así: Francesco, sus padres Rita y Andrea, nuestros tres gatos: Maia, Olivia y Jay, y yo. ¿Quién falta? ¡Nuestra planta! Una alegre ardisia crenata.

¿Cómo he preparado a los gatos?

Siguiendo el consejo y la prescripción del veterinario, les di a los tres un cuarto de pastilla contra los vómitos (Cerenia) una hora antes de salir y rocié el coche y los transportines unos veinte minutos antes de que se subieran a ellos.

Habíamos enviado las cajas llenas de nuestra ropa y pertenencias, así que en el maletero sólo teníamos un par de maletas, todo lo que necesitaban los gatos y una caja de comida para nosotros. A Maia, Olivia y Jay los colocamos a lo largo del asiento trasero dentro de sus portabebés, en cuyo interior había puesto un travesaño encerado por si acaso.

Recorrimos los primeros 350 km aproximadamente, parando en un centro comercial de Savona, antes de cruzar la frontera y salir de Italia. Francesco y yo dejamos los faros y la radio encendidos mientras hablábamos en el aparcamiento subterráneo, ¿adivina qué? Efectivamente, sí, la batería se agotó. Un desafortunado contratiempo dada la situación. Fuimos al centro comercial a comprar cables para arreglarlo y poder arrancar de nuevo, sólo que el coche en el que viajaban Rita y Andrea era eléctrico y no pudimos conectar los dos coches. Como no había nadie disponible para echarnos una mano, llamamos al camión de remolque, que mientras tanto estaba atascado en la infame autopista genovesa.

gatos en viaje

Recorrimos los primeros 350 km aproximadamente, parando en un centro comercial de Savona, antes de cruzar la frontera y salir de Italia.

Francesco y yo dejamos los faros y la radio encendidos mientras hablábamos en el aparcamiento subterráneo, ¿adivina qué?

Efectivamente, sí, la batería se agotó. Un desafortunado contratiempo dada la situación.

Fuimos al centro comercial a comprar cables para arreglarlo y poder arrancar de nuevo, sólo que el coche en el que viajaban Rita y Andrea era eléctrico y no pudimos conectar los dos coches.

Como no había nadie disponible para echarnos una mano, llamamos al camión de remolque, que mientras tanto estaba atascado en la infame autopista genovesa

Teníamos que irnos a Niza

Como el tiempo se alargaba y no queríamos que esto pesara demasiado sobre los gatos, vaciamos las bolsas de ambos coches e intercambiamos el contenido. Así que los gatos, las maletas, las latas y la planta fueron en el coche de Rita y Andrea y su equipaje en el nuestro. Parecía que había un campamento en ese aparcamiento mientras realizábamos la operación de intercambio.

Así que Francesco y yo volvimos a Niza, llegando a primera hora de la tarde. Hemos ordenado la arena de los gatos y les hemos dado de comer. Cuando Rita y Andrea nos alcanzaron, después de haber cambiado la batería del coche, no voy a ocultar que todos queríamos tomar una copa de vino, lástima que el único sitio abierto lo regentaban árabes, así que nada de alcohol.

Al día siguiente salimos hacia Figueres, otros 500 km. Durante las paradas en el Autogrill descubrimos que en Francia no venden bebidas alcohólicas, lo cual es inteligente ya que los que pasan por allí tienen que conducir. Sin embargo, cuando llegamos a Figueres, las tapas y la sangría no se nos quitaron, por fin pudimos celebrarlo: ¡habíamos llegado a España!

Figueres
Estamos en España!

Sea cual sea tu punto de salida de Italia, atravesarás Francia: de Ventimiglia a Figueres el coste de la autopista es de unos 60 euros, en España no pagamos nada.

Cuando haces un viaje tan largo en coche, disfrutas de cada momento, tienes ese tiempo intermedio para darte cuenta de que te vas, dejas algo atrás y al mismo tiempo te abres a nuevas posibilidades. Los últimos 500 km nos llevarían a nuestro nuevo hogar en Valencia.

¿Cómo se comportaron los gatos?

Jay, un macho de 8,3 kg blanco y atigrado con dos ojos verdes como Garfield, dada su infinita pereza, dormitaba sólo cambiando de posición de vez en cuando. Maia, una hembra atigrada de 5 kg, fue la que más sufrió con el coche. Cuando la llevaba al veterinario empezaba a salivar y a orinar. Durante el viaje a España sólo hizo algunos maullidos, luego estuvo despierta pero tranquila, ¡diría que los trucos funcionaron! Oliva, la hermana de Maia, de 6 kg de color negro con calcetines y barriga blancos, era la más animada. De vez en cuando sacaba la patita del transportín intentando escaparse, tanto que durante las paradas en el Autogrill la tenía un rato abrazada. En general, los tres fueron muy buenos. Durante los viajes entre ciudades, siempre rociábamos el coche y los portadores y les dábamos la pastilla contra las náuseas.

Un poco de cariño durante el viaje

Rita y Andrea condujeron sin parar detrás de nosotros, aparte de algunos tramos en Francia en los que siguieron cómicamente a otro coche. Nos apoyaron moralmente y nos ayudaron a superar las dificultades y nos sentimos muy felices de haber compartido este viaje con ellos.

¿Cómo se instalaron los gatos?

gatos
Olivia, Maia e Jay

Entradas relacionadas

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.